sábado, 4 de enero de 2014

SANTA CLAUS IS HERE
















Los niños no tenían clase esa semana, así que intenté organizar playdates con otras niñeras. La mayoría de las au pairs tenían vacaciones así que era un poco complicado encontrar a alguien conocido para quedar. Eso fue una excusa genial para poder volver a ver a Andrea y sus niños. Hacia mucho que no quedaba con ella, así que hemos decidido intentar vernos algún fin de semana para ir a Manhattan.

Los días pasaron rápido, y llegó el día de navidad. En casa teníamos invitados, así que ayudé a recoger y organizar para tenerlo todo preparado para cuándo llegasen. Luego me dejaron tiempo para arreglarme para la cena. Los invitados llegaron y empezó el gran banquete. Comimos de pié junto a la mesa de la cocina, había muchísima comida. Para beber teníamos cava y ponche de huevo. Me hizo mucha gracia probar el ponche de huevo, ya que lo había visto en numerosas películas americanas.

Ponche de huevo


El panorama era tal que este: mayores cenando y bebiendo alrededor de la mesa de la cocina, y los niños en el comedor cenando pizza y adorando a su dios llamado ipad. Luego los niños se fueron a jugar al playroom. Los mayores nos sentamos en el sofá, cerca de la chimenea y del árbol de navidad para tomar el postre. Más tarde fue hora de ir a dormir, ya que Santa Claus tenía que hacer una visita a nuestra casa. Y ya sabéis, si estáis despiertos Santa Claus no viene.

Por la mañana Santa Claus había dejado el comedor y todo alrededor del árbol lleno de regalos. Los niños se pasaron toda la mañana abriendo regalos, en serio. Aquí os dejo los que les compré yo, por si puede servir de inspiración para futuras compras navideñas.

Para los padres: álbum de fotos familiar con fotos de los niños ellos y yo.
Para mis dos niños: un conjunto de piezas lego con las que puedes montar hasta 6 figuras diferentes y va con luces led de colores (escogí el mismo regalo para los dos por que el pequeño siempre quiere lo mismo que el mayor). Y el juego de Spot it! para jugar todos juntos.
Para el bebé: Epi parlanchín.
Para la mujer que limpia la casa y para la niñera del bebé: una postal de navidad y Ferrero Rocher. Me caen muy bien, y siempre se portan genial conmigo, así que quise darles un detallito.

Los niños tuvieron faena abriendo regalos por un buen rato, a parte de los de Santa Claus que ocupaban todo el suelo alrededor del árbol, también tenían los míos, y los que había dentro de los calcetines gigantes colgados de la chimenea.

Santa Claus se portó tan bien que hasta yo tuve regalos! Yuujuu Me regalaron unas botas Timberland (las cuales tienen que cambiar por que Santa Claus llamado Amazon se equivocó de modelo y talla), una crema de manos perfumada, turrón y palomitas recubiertas de caramelo y chocolate. En serio, es lo mejor que he probado en mi vida, están buenísimas. La niñera que cuida al bebé me regalo unos pendientes y una postal de navidad.

Regalos y Pluto haciendo twerking

From Santa Claus to Jess


Después de abrir los miles de regalos y de jugar un poco con cada uno, nos dirigimos a casa de sus mejores amigos, a seguir abriendo regalos con los niños. Allí también Santa Claus dejó algo para mi! Que ilusión :) Me regalaron una funda de piel para el iphone. Estuvimos allí viendo como los niños abrían más regalos, jugando y desayunando como reyes.

¿He sido buena?



Luego nos fuimos a casa para poder hacer las maletas, y acabar de comprar todo lo que necesitábamos para el viaje. Si, si!! Navidades de vacaciones. La mañana siguiente nos íbamos para México! Yuuuujuuuuuu

3 comentarios:

  1. Siempre he querido saber a qué sabe el ponche de huevo!! Te gustó? jaja
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría describirte a que sabe, pero sí, me gusto! Es cremoso y fuerte a la vez por el licor que le echan.

      Eliminar
  2. There is a chance you are eligible to receive a $1,000 Amazon Gift Card.

    ResponderEliminar